Diferencias entre un Crossover y un SUV

En principio, el gran éxito del segmento SUV se debe a que se combina su robustez y deportividad con las bondades de un vehículo convencional, ofreciendo además ventajas económicas, de manejabilidad y espacio. Y los crossover, parecen no distar tanto de esa descripción.

Sin embargo, hay diferencias importantes.
Los SUV se ubican justo entre los autos de tamaño mediano y las camionetas, y su estructura es la de las camionetas con chasis (la carrocería y el cuerpo son elementos separados que se ensamblan). Por su parte, los Crossover, están ensamblados como los autos.

De manera sencilla, un crossover está construido sobre la base de un automóvil con algunos detalles que lo transforman en cross (manillas, sujetadores, amortiguadores altos, neumáticos, etc.); mientras que un SUV se construye por lo general al estilo de una camioneta. De esta manera, el SUV cuenta con más partes y es más grande por su chasis de camioneta y la crossover es solo un cuerpo uniforme, lo cual lo hace más pequeño.

Sumado a ello, hay algunas diferencias que podemos encontrar:
- Los SUV suelen contar con tracción integral, más altura respecto al suelo y buenos sistemas de adherencia para distintas superficies.
- Los crossover poseen una suspensión que se adapta a su carrocería, tiene una estética más “guerrera” con implementos off-road, y una altura mayor que su versión sedán lo que le da su robusto.
- La experiencia de manejo con los SUV es más estable sobre superficies complicadas (por su construcción en base a camionetas), mientras que los crossovers aún mantienen las dificultades que puede tener un vehículo urbano en cualquier camino fuera de la ciudad.

Te invitamos a nuestras sucursales para obtener más información y elegir tu vehículo ideal.