Decidirse por un 0KM

Al momento de decidirse por un 0KM es bueno considerar algunos aspectos que tienen tanto que ver con el modelo en particular como con el contexto.  Si bien todos sabemos que hay que incurrir en los gastos administrativos y que el valor de un vehículo se deprecia al preciso momento de retirarlo del concesionario, hay algunas cuestiones que podemos anticipar para que nuestra compra sea los más satisfactoria posible.

1) Calcular los costos: Averigua cuanto saldría el modelo que elegiste en caso de contar con seguro y también cuanto debieras pagar de patente (la patente es un impuesto de determinado porcentaje sobre el valor fiscal del vehículo, por lo que cuanto más caro sea el modelo más pagarás de patente). También, si es que no contás con garaje, debes calcular el gasto que implicará dejarlo en resguardo.

2) Calcular el mantenimiento: En este punto, toda la información que reúnas sobre el vehículo será importante (ficha técnica, reseñas, asesoramiento profesional, sitios especializados, etc.). No sólo en referencia a cuánto consume en proporción a lo que lo utilizarías, sino también en cuanto a los costos de los services, costos de reposición (eventual, pero si cuesta conseguir el repuesto será una pérdida), etc.

3) Investiga sobre el equipamiento: Si bien puede parecer engorroso elegir entra las distintas versiones de un modelo, lo importante es asegurarte de elegir la versión que pueda beneficiarte en lo que más necesites al momento de comprarlo, por ejemplo, si necesitas conectar el teléfono mientras manejas por cuestión de trabajo, conviene que tenga facilidad de conectividad bluetooth. Si realizas viajes largos por distintos motivos también querrás un vehículo que pueda responder bien en ruta. En este punto, también deberías tener en cuenta que hay cuestiones que quizás no quieras relegar, por ejemplo, los levantavidrios eléctricos, (¿o aún en esta época quisieras tener levantavidrios manuales?). Por último, la seguridad es un punto muy importante que deberías tener muy en cuenta (en especial si tu vehículo está destinado a la familia).

4) Considera la reventa: Si el modelo que estás teniendo en mente tiene buena reventa es también un indicador de que el auto es bueno (es buscado). Además, significa que te será más fácil de vender llegado el momento.

5) Enterate si es un modelo a discontinuarse: En general, la recomendación es no comprar un modelo que vaya a ser discontinuado porque será más difícil su venta y posventa. Por otro lado, suelen estar a muy buen precio por ser un 0km por lo que podrías conseguir un muy buen vehículo (cuya obsolencia no es tan absoluta ni inmediata), con buena motorización y buenas prestaciones a bajo precio.