Comprar un 0KM en un contexto económico desfaborable

Comprar un auto 0KM en condiciones económicas desfavorables parecería algo imposible. Pero, ¿cuál es la oportunidad oculta en tiempos inestables?

Comprar un auto 0KM en condiciones económicas desfavorables parecería algo imposible. En un momento de exigencia económica enfrentar un gasto como el que supone un nuevo vehículo tendería a dejarse en un segundo plano.
De hecho, entre 2018 y 2019 la venta de autos 0KM ha reflejado una caída en comparación con épocas anteriores.

Sin embargo, muchos de nosotros junto a nuestras familias quizás hemos estado ahorrando hace un tiempo para comprar un vehículo y quizás haya una muy buena oportunidad en el mercado.
Los expertos y economistas sugieren que en el contexto actual muchas decisiones sean tomadas con rapidez para adquirir un nuevo bien para salvaguardarse de la inestabilidad monetaria en Argentina. 

¿Auto nuevo o usado?
La primera reacción, en una economía inestable, es decidirse por un usado.
Si bien un auto 0km es más caro, se devalúa al instante de ser adquirido y tiene más gastos, muchas de sus grandes ventajas no dejan de ser ciertas: compra segura, garantías extendidas, promociones en seguro, vehículo en perfecto estado, durabilidad, etc.
Además, es más insegura la compra de un usado (pudiendo caer en estafas), no sabemos el estado real del vehículo, no tenemos garantía, etc. Claramente, los argentinos se deciden más por un vehículo usado en la economía actual. 
En última instancia, en esta decisión mucho depende del nivel de ingresos y de la forma en la que se maneje la economía.

Sin embargo, un vehículo 0KM es una muy buena inversión a largo plazo (se pueden comprar vehículos que nos acompañen durante años hasta que el tiempo de renovación sea favorable a nuestra economía), y además hay distintas modalidades de compra disponibles para adquirirlo:
Pagos al contado que siempre cuentan con descuentos, planes de ahorro para pagar tu 0KM en cuotas pudiendo resultar adjudicado por sorteo o licitación, financiamiento exclusivo con tasas imperdibles a través de Volkswagen Financial Services.

Por último, más allá de considerar la compra de un 0KM como un gasto, es necesario pesarla como una inversión que puede mantener nuestro valor del bien en un momento de inestabilidad económica hasta que un futuro más estable sea logrado.