Venta Convencional | Autoahorro
Alra

Cómo mantener tu auto como nuevo (parte 1)

Cómo mantener tu auto como nuevo (parte 1)

Es muy recomendable darle un buen uso y cuidado a nuestro vehículo para asegurar su longevidad. 

Un buen mantenimiento no solo te beneficia en asegurarte que el vehículo que estás manejando te acompañará por mucho tiempo, sino que también podrá aumentar su valor de reventa en el mercado, por lo que te preparamos una lista de recomendaciones para lograrlo.
No hace falta que seas un experto en el tema para poder extender la vida de tu auto, e incluso algunos consejos de esta lista no requieren incurrir en gastos.

Mantenimientos preventivos
Todos los autos necesitan de un mantenimiento básico, que incluye cambios de filtros, bujías y aceite cada cierto tiempo. Y todas las unidades son diferentes, así que revisa en el manual de usuario cuándo debes de realizar cada mantenimiento.
Antes de que surjan los problemas, es mejor prevenirlos, además de que en la mayoría de los casos también será más económico evitando que el problema sea mayor. Los mantenimientos preventivos son además estipulados por el fabricante para otorgarle el mejor rendimiento a tu vehículo. Realizarlos en tiempo y forma, ayudará conservar su correcto funcionamiento por más tiempo disminuyendo el desgaste prematuro y además te ayudará a conservar la garantía y el valor de reventa (es un elemento que puede justificar un precio de venta un poco más arriba del promedio).
Siempre es recomendable realizar tus servicios de mantenimiento en talleres oficiales, como Alra, en donde se aplican los procedimientos estipulados por el fabricante para el cuidado de tu vehículo.

Uso correcto
Parece algo obvio pero no todo el mundo le presta atención al uso que le da al vehículo. Llevar al límite las capacidades de un auto (cargas de peso que superan los límites recomendados, uso regular en terrenos no previstos, manejo de exigencia constante, etc.), generará un desgaste prematuro reduciendo su ciclo de vida útil. Así, por ejemplo, revolucionar el motor más allá de lo necesario, tendrá un impacto en el consumo de combustible y generará desgaste en los componentes mecánicos.
En el uso correcto, se trata de evitar dejar a tu auto sin combustible ya que puede dañarse la inyección y resultar en una reparación costosa, o también generar explosiones inconsistentes en la cámara de combustión y dañar los pistones, por lo que siempre es recomendable cargar combustible cuando se encienda el testigo de reserva.
También, al dejar el pie sobre el pedal de embrague (por más leve que sea la presión) los componentes mecánicos que realizan el cambio de embrague comienzan a rozarse sin necesidad.
Como verás, el uso correcto implica prestar atención no sólo a las capacidades técnicas previstas por el fabricante para el vehículo sino a la manera en que se conduce.
Siempre debe atenderse a cualquier indicación como ruidos fuertes, vibraciones extrañas, pérdida de potencia repentina o humo, etc., consultando en el manual de usuario y solicitando asistencia de profesionales.